Tiempo, Tiempo

Dicen que el tiempo cura todo y que con el tiempo todo llega a su
final, una ley de vida tal cual.
Aunque no es del todo cierto.
El tiempo nos puede ayudar y también tratarnos indiferentemente.
El tiempo quiere estar en todo, interfiere sin permiso
arbitrariamente.
La vida está sujeta a esta ley.
Pero yo sé de algo que nada, ni siquiera el tiempo podrá alterar.
Las palabras no alcanzan, pero trataré de explicar.
El tiempo jamás podrá cambiar tu belleza tan poética, tu dulzura
incomparable y la ternura de tu corazón.
La esencia de tu alma que no está sujeta a ninguna ley que ella
misma no se haya impuesto.
Tu brillo especial es libre, libre de las ataduras del tiempo.
He de ver al tiempo alejarse, pero no indiferente, sino rendido y
posiblemente hasta enamorado tu hermosura.
Tú, permanecerás por siempre bella y espléndida.
Y, por último, sobra decir que…
El tiempo no podrá cambiar lo que me haces sentir.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas