Sólo pido
que a su tiempo,
con cada uno de mis nombres
que andan por ahí dispersos,
me reúnan en una sola voz
con mi obra.