Termino entre el desconsuelo mirando con tristeza desde lo grande del cielo.
Apretando mis puños entre el enojo hiriente tal fuego ardiente resaltando al homenaje de tu mirada tan fría tal rápido puñal.
Soplaba el comodo viento desde aquellas cuatro paredes tan fiel amigo que con una cálida brisa calmada la tempestad entre una sonrisa.
Observando entre mi vieja ventana aquella calle abandona entre su silencio encontraba tal escasa paz tan agotada que con solo disfrutarla la inquietud se paralizaba.
Llamé a tu nombre a mi mente tal recuerdo de esas letras las tengo aún confinadas eran tan presentes como un deseo prohibido que cada letra a tu nombre al recordar un recuerdo de ti siempre estaba ahí para atormentar.
Al frío de la noche acompañado de mi amigo fiel y una luz que me seguía tal cómplice sería ella entre mi último paso desde aquella vista pasajera sería el relato de tu fin al olvidarte feliz y seguro grite una promesa que hasta la luna sería testigo de ella y entre las palabras que siempre recordaría como una marca pronunciará a tu honor : ni una lágrima Valería más de aquella flor que alguna vez fue tan hermosa

0