Te amo sin conocerte

Cada vez que en ti pienso estalla mi corazón,
Porque no sé si me quieres, o si me repeles con tu armazón,
Te aseguro que como yo nunca encontrarás,
Quizá mejores y diferentes, pero el vacío que tienes con otro no llenarás.

Aunque te parezca atrevido de mi parte,
Aunque me temas, yo sólo quiero amarte,
Todo mi amor comprimido, a ti quiero brindarte,
Recibirás cariño y protección de mi parte.

Entiende, lo que siento no es una obsesión,
No necesariamente quiero placer y pasión,
Sino amor, solo amor, te lo digo ahora, te amo,
Que conste que te deseo, y en mi soledad te llamo.

La soledad es traicionera, muy fría y dolorosa,
A veces te eleva, pero al final te desploma la muy tramposa,
Tómame ahora, o ya nunca más me provoques,
Acaríciame en este instante, o jamás me toques.

Ya estoy cansado de tanto buscar,
Un amor sincero, el cual nunca se haya de apagar,
Y ahora que te encontré, no quiero dejarte ir,
Porque sé que me harás feliz todos los días de mi vivir.

Yo quiero que por siempre seas feliz, amada mía,
Amarte con fuego de noche y con viento de día,
Sentir tu calidez en mi piel,
Reemplazar con tu dulzura la amarga hiel.

Con cada parte de tu cuerpo me cautivas,
Cada vez que me sonríes a hablarte me motivas,
Quiero besarte fuerte, como el viento impetuoso,
Derramar en tu humanidad mi amor respetuoso.

Estoy enloqueciendo mi amor, déjame protegerte,
Quiero hacer lo posible para poder merecerte,
Ya no hay vuelta hacia atrás en ésta carrera,
Ayúdame para que juntos rompamos cualquier barrera.

Nunca te he besado, pero te amo sin conocerte,
Jamás te he acariciado, sin embargo supe estremecerte,
Sé que me ves como un ser raro y anticuado,
Pero en sus sueños, no te imaginas todo el amor que te ha dado.

Ahuyentaré toda niebla y tiniebla que te rodee,
Y si mi orgullo no me acompaña, dejaré que con mi soledad se pelee,
En ningún momento pude brindar toda mi capacidad,
Pero contigo transformaré mi amor en luz, para que borre de tu camino la oscuridad.

Planearé en el cielo con mis sueños,
Con tu fuego harán combustión mis leños,
Llenemos de cariño nuestro fondo abisal,
Démonos sabor con nuestras pieles, sin azúcar, ni sal.

Que el aire de la noche nos envuelva,
Que la brisa del día a nuestro calor devuelva,
Hasta el Sol envidiará nuestro fuego,
Sé mi mujer, verás que no miento, ni que esto es un juego.

0

Related Articles

Moreno

Con papel y tinta estoy haciendo que esta historia nunca se acabe. Quiero por siempre recordar este capitulo. El capitulo donde nuestras almas se conectaron, nuestros destinos se cruzaron y nuestros cuerpos se embriagaron.…

Responses

Ir a la barra de herramientas