Fuego en tu piel oro negro en mis manos
de arder ya no me aguanto, lo siento como un pacto
inefable es amarte haciendo tanto daño
puños marcados, ojos en blanco

Me quiero volver a quemar, mis yemas ya no lo soportan más
tal vez tu cuello tiene un secreto con mis labios
que me hace querer sentirte cada vez más

Ictiosis sabrosa ya me siento parte de tus venas
soga en mi cuello murmullos eternos
odaxelagnia bendita en un tapiz de pesadillas

Me siento desierta en este lugar
tu boca la siento peligrosa
humedeciendo mis muslos como si no fueras a parar
me ahogo en una fosa

No puedo alejarte de mi piel, estoy a punto de enloquecer
mi piel busca tu piel, quiero llorar y escribirte en un papel

“intenso es sentirte en cada amanecer

Estoy en un callejón sin salida, tropiezo y vuelvo a caer
ironía es querer quererte cuando me siento tan insegura cerca de tu vientre

Tal vez, no lo sé

una vez más no me reconozco

Mis emociones están revueltas, no estoy segura ni conmigo misma
las mariposas fingen estar muertas escucho un grito suicida
mis entrañas piden auxilio, todo las revienta

Encerrada en un prisma,
rezo por tu lástima

Arañando las paredes, mis uñas quedan marcadas
rebeldía el que tus cabellos se confundieran en mis manos

Limerencia cobarde, pasión austera,
vacíos espirituales, animal sin pelaje
sibilinos tus labios llenos de maldad
manos húmedas llenas de perversidad

eres tu o soy yo

Tal vez mañana, tal vez nunca
tal vez solo eres una maña
o es mi gusto por tu nuca

Me ahogo en mis recuerdos, me siento mareada
recuerdos del olvido recuerdos de la nada

Decepcionada, como un huracán en llamas
siento odiarte, devastarte y desvelarte
dejar llano tu corazón escaso, mustio sin precisiones
lleno de cobardía explícita, sin agallas

Tal vez fuimos

Tal vez somos

Pienso en tus muñecas rasgadas
te siento herido
cada lágrima, una cachetada
caigo al vacío

Mi mente da vueltas te siento tenue
nudos en la garganta mi alma no florece

llagas en mis manos, dolor en el vientre
gusanos en mi cabeza, soy una pena viviente

Gritos de melancolía sin sonido
susurros suaves de dolor
podredumbre en mis venas
gemidos agitados al sol

Placeres escondidos en tus sábanas
cuerpos unidos de la nada

solos

tu y yo

Tal vez.