El café de sus ojos

Abrí los ojos de madrugada, no logré superar la lasitud [...]