Suerte

Nadie está preparado para la muerte,
menos el que tanto ha llorado en vano,
porque su destino es encontrar la suerte
que lo lleve a encontrar quién le de la mano.

La vida a veces da lo que no se quiere
para demostrar cual vil es la fortuna,
por eso se ama lo poco que se tiene
y asi no se derrocha alegría alguna.

Quien quiera ser feliz piénselo dos veces
pues el tiempo lleva el amor a la tumba,
o puedes olvidar el dolor si ofreces
tu triste corazón que el amor fecunda.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas