Soy niebla

Acaricia con tu delgada mano
Un rincón que no es nombrado,
Llamado de la lujuria y el deseo,
Tan extenso y húmedo
Como la espesa niebla
En la que cuerdos y locos
Perdieron,
Dejaron atrás los besos robados.

Señálame
En tu indiferencia.
Muéstrame la fina capa
De tu transparente frialdad
Con la que constantemente
Cortas mis blancas y negras alas.

Levanto enormes murallas
De una irreversible ilusión
Y con una facilidad pasmosa
La prolongas con una de cal
Y la pulverizas con varias de arena…
Es, acaso tu alma niebla?

Adéntrate tu sola
En ese rincón
Que nunca es nombrado
Y mirándome a los ojos
Deja que ellos me hablen,
Que me desnuden más si cabe
En la espesa niebla.
Que me aprieten
Y me sigan desnudando.

Tú, cierras
Demasiado tu cierre,
Tal vez porque sabes bien
Porque temes
Que alguien surgido
De la espesa niebla
Posea la llave hallada en el rincón
Que no debe ser nombrado.

Ese rincón es mi alma
Deseminada en espesa niebla.
La temida llave
A tu frío cierre
Ya sabes quién la posee…
Mientras tanto
Y en silencio… sigo amándote

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas