Sonrisas y caricias

Me sentís por la mañana
cuando abro la ventana.
Miradas extrañadas,
ojos dulces y rasgados,
orejitas levantadas,
y yo del todo encantado.
Al sol os estáis calentando,
me acerco a ver y me parto,
quiero veros ahora mismo.
Me gusta cómo os estiráis,
os estáis desperezando,
suaves peinados al tacto.
Y yo a lo mío, me río,
y me rozáis las manos,
la cabeza y el costado.
Yo creo, os está gustando,
seguís pasando a mi lado.
¡Qué risas me estoy echando!

0

Related Articles

Matinal.

Soy un hombre en un camino, andando luz fresca de la mañana ando libre, sin cargas, buscando magnéticas y húmedas tormentas. Se multiplican exponencialmente en…

Responses

Ir a la barra de herramientas