Sombra de mujer

Sombra de mujer

Como en penumbra rasgada por la tristeza austera del tiempo que rompe los corazones del rayo
dormido en una tempestad tórrida, los caminos se detienen,
para ver el sufrimiento.
Los gritos ahogados paran las tempestades de una mirada muerta en vida; cristales asesinos como un hielo que no deja huella. Una bala se dirige a su encuentro silbando una canción de muerte. Ella, -estática de temor-
mira cómo se acerca el óbito;
engullendo las promesas huecas que un día abrazó las inquietudes acolchadas en el precipicio de la soledad: Los querubines también traicionan a los dioses.
Marga Muyo (Atyra)

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas