SOLO HUESOS, SOLO ESPIRITU

Si me escuchaste cuando la hora del llanto,
entonces espíritu.
Polvo y flor marchita, putrefacto el aire
olvidado el sentido,
entonces de nada la madera y la oración;
Solo huesos.
Para la fe parsimonia, y para la conciencia el desmalezar,
caminar y recordar contraído el pecho por los años,
vacilar y conversarte de todos los versos,
sin mirar verte y sin escuchar entenderte,
entonces espíritu.
Y si acaso la lluvia y de esta el lodo, huella
marcada, jarrón quebrado,
sí a pesar de continuar viviendo,
sí a pesar de ser odiado,
no se aquieta el temporal caído,
mas no tienes si no en tu rincón solo ruido,
aunque me duela el ceño fijo.
Solo huesos
Así condenando lo divino, vuelvo la mirada
y cruces en frio estimo
y con pesar recuerdo el yerto día
y si tu sin vacilar abriste tu abrazo al infinito,
te tomo en mi sentir alborotado.
Solo espíritu
Pero carente de forma y color,
y del responder sin entendimiento,
veo peregrinar, ya no negro, si no rojo
ya no triste, si no compromiso
y dejo para el olvido la fecha tan doliente
me quejo por comportamiento
y rechazo el caudal adverso.
Solo hueso.
Pero de entenderlo y si quieres componerlo
dejo mi tiempo de años vencido,
a pesar de aceptado te extraño por ausente,
te lloro por olvidado.
Aun asistiendo a este encuentro y claro ya el día
no sabré hasta nuestro encuentro definitivo,
si las rosas son para tus hueso y
las oraciones para tu espíritu.

1+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas