Triste sentar a la luz de la ventana,
Ecos de silencio en las calles,
Lágrima brotando de apagada mirada,
Empiezan a formar un tenebroso valle.

Más donde hay más oscuridad
Y reina la desesperanza,
Se oyen letargos de piedad
Y un grito de esperanza.

Solo nacemos, solo morimos,
Pero nosotros elegimos el camino.
Pies férreos a la muerte, y demostrar,
Que solo a ti poder temerte, SOLEDAD.

0