Retorno

Corazonada…
Bastáreme la vida para conocer,
anoche díjole la luna al gato
que no esperase el amanecer,
pues una a una, cada vida
fue robada por el querer.

Jureme cuando te amare,
que rompería el hielo cizañoso,
para que cruzases del otro lado
y diésesme abrazos cariñosos,
acabare así recubierto de tu nieve,
leve lagrimeo majestuoso.

Aquesa luna ocultada sin razón,
era mi esperanza, una vez ella lo dijo
“si no aguardases la comprensión
no tu tuvieres buen regocijo”;
elegí pues aguardar,
aun sin ser dueño de lo que elijo.

Pensábate día tras día,
tornábanse mis alegrías,
era mi corazón y su valía
que otra vez, por ti latía;
así pues desperteme, mañana fría,
regresabas de la lejanía
contábate mis fantasías
amando de tu voz, la melodía.

1+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas