Silencio Asesino

Lo vi flotando
Frente a la terraza
Donde me encontraba,
Blanco como la luna
Brillando tras de él.
Su mirada estoica
Me hipnotizaba
Y un vapor blanco
Subía por la terraza.
Volví a mis sentidos
Y vi la amenaza.
Me eché a correr.

Los pasillos eran largos,
Oscuros y estrechos.
Ancianos y siniestros.
Los muros murmuraban
Maldiciones arcanas
Al verme pasar.
Ascendía en el pasillo
Una oscura miasma.

Pasando junto a una ventana
Pude verlo afuera.
Me vigilaba.
La noche lo volvía
Color obsidiana
Y un silencio asesino
Inundó la sala.
Podía sentirlo,
No lo ocultaba,
Él lo disfrutaba.
Sentí un dolor punzante
En el estómago,
Mi ropa estaba manchada
Color escarlata.

Sin levantar la mirada
Continué con mi huida,
Al bajar la escalera
Un viento helado
Me entumeció la espalda,
Bajé los últimos escalones
En rodada.
Sujetándome un costado
Seguí corriendo
Hasta llegar a la entrada.

Me detuve al llegar,
Un viento helado
Me entumeció la espalda
Y no me podía mover.
Tenía los pies pegados al suelo,
Por más que luchaba
No los podía mover.

Miraba a mi alrededor,
La niebla negra volvía a aparecer,
Un líquido rojo
Caía espeso por las paredes,
Éstas cantaban sollozos,
Un réquiem.
Sonaban cada vez más cercanas
Hasta que las sentía en mi cabeza
Resonando como campanas.

Un silencio asesino
Inundó la sala
Y él se hizo presente,
Las hojas lo atravesaban
Guiadas por un arremolinado viento.
Un vapor blanco subía
Desde el suelo bajo sus pies,
Se mezclaba con la negra niebla.
Sentí un fuerte dolor
En la cabeza,
Inhalaba las partículas negriblancas
Y no me dejaban respirar.
Caí de rodillas y tosí,
Atajé mi sangre con la mano,
Y vi hacia arriba.
Mis ojos conectaron
Con sus cuencas vacías.
Me sentía tan débil,
Mis ojos se rendían,
Caí al suelo, vencido.
Lo último que recuerdo:
Un silencio asesino.

0

Related Articles

Responses