El estilo de las sombras que disfrazan el ayer van goteando ilusiones, que perdimos sin hacer.

Los eneros tan sombríos de alegría,solo dan paso a los meses que alejan a nuestras vidas, y en el ciclo bullicioso de pensar sin encontrar, solo frustra la esperanza desmayada de tristeza.

Voy de camino al otoño,preguntándome que cosas, si en la vida comprendemos el daño de algunas rosas.

Sigo pensando en ti, me pregunto si el futuro cada vez más limitado, promoviera ese encuentro, me lamento, luego pienso, que el destierro del amor se ha convertido en eterno.

Hay veces no quiero pensar, pensando si vale ese empeño, de seguir pensando en ti, desafiando esos vientos, elementos naturales de olas y mares fieros, de millas y de ese encuentro.

Yo sigo pensando en ti, ojalá no deje de hacerlo,pues corro el enorme riesgo, de olvidar quién me creó, y eso es error funesto.

Y ahora en esa espera, de eneros y de esos vientos, se me antoja preguntarte si piensas tú en la sangre, que lanzaste para el tiempo.

0