Si pudiera escarbar en mis entrañas, en mis venas, en lo más profundo de mi ser, y encontrar esas letras que pegar en el papel, que expresaran verdaderamente lo que siento.
Sé que ese trozo de papel valdría mil millones, y por su fuerza, podría arder.
Pero siento tal congoja que jamás escribirlo voy a poder.
Pues la pena destruye mi mente, mi pena debilita mis manos y seca mi pluma.
Y ahoga mi cuarto, mi voz y mi alma. Y mata cada palabra y la convierte en insignificante.
Yo quiero escribir el más bello de los versos que se han escrito jamás, quiero escribir algo con sentido y con sentir, pero estoy tan triste que no puedo escribir.

0