Si algún día nos falto espero me recuerdes con serenidad, como lo hace una madre al ver como sus hijos vienen y van.

Pues mi mayor deseo es verte amarte por la eternidad, conmigo o sin mi no habra necesidad de soledad.

Seguramente algo fuera de este mundo terrenal nos estará esperando.

Así que, mientras, vayamos caminando, hasta encontrar el sentido que está vida nos está dando.

El sentido de ese sentido está un poco indeterminado ya que el único sentido real es el de tu amable mano.

Es por eso que no importa a donde nos dirigíamos, pues hace falta más que perpetuidades para que algo pueda separarnos.

Somos uno y tengo la certeza indubitable, de que este amor jamás será dañable, pues hay algo por encima de la eternidad que no es ecuable.

Y tenemos que cerciorarnos que mientras estemos viajando, la tristeza nunca se atreverá a tocarnos, pues se ha dado de cuenta qué este ser esta completamente evolucionado.