Cuanto más grande es el dolor mas difícil es expresarlo.
Pude contar mi historia hasta que un día no supe relatarlo,
Que traición vino primero,
Que envidia me vio crecer
Y quiso detener mi crecimiento,
Que amor me hizo sangrar,
Cuando se cruzó con la enfermedad,
Cuando la negligencia me hizo esperar,
Mientras se pudría alguna parte de mi cuerpo,
Con toda la intuición inequivoca diciéndome,
Revelándome:
Lo que mis amados negarían,
Lo que desconocidos no entenderían,
Hasta que el tiempo me diera la razón
Y así lo comprobarían
Pero ya seria tarde
Y lo que guardo guardo y espero regurgitarlo
Aunque ya sea tarde porque
No hay autopsias para el alma.
Solo tendrán versiones de lo que pasó
Poseerán dudas y no certezas
Si no me atrevo a contar lo que ocurrió…
Cuando no expones tu situación llegas a creer
Que si lo contarías algo cambiaría
Y es que en los corazones ajenos yace esta disyuntiva:
O ignoran
O se involucran.
Pero que estúpida, creer que habían dos opciones…
Era el refugio de la idea,
El angel del autoengaño,
La esperanza post misa
En una esquina y la sombra regala
Abrazos silenciosos en una infinita calma
Que estando rodeada
jamas conoci
Esta serenidad
Que ofrece compañía en la absoluta soledad.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS