Si el tiempo pasa lento
las heridas nunca sanan,
y si esperas un momento
te sonarán las tres campanas

Sólo el testimonio de un forajido
que ha muerto en más de una ocasión
será el hecho de lo que has vivido
y el sonido del poco ruido, un calmante del dolor

En el alma, en la mente y el corazón
vive el diablo con una llama entrecortada,
la sangre de un buen hombre que amó
será la llave que le abra al paraíso una entrada.

0