Debajo de mi espalda, el calor de la arena del desierto fuego de día, hielo de noche.
Sobre mi cuerpo, un cielo azul reflejado en el inmenso océano.
A lo lejos, la gran montaña que debo subir, caminando despacio, como un caracol, poco a poco lo conseguiré.