Santo villano

Más de diez líneas en el campo,
las que te gustaban tanto,
con los pies y con las manos,
estilo de gigante,
olfato impresionante,
hazañas imposibles,
gestas inverosímiles.
Aquellas tardes de gloria,
y las noches de euforia.
Llegar a lo más alto,
coronado y con espinas,
sobre el resto de los humanos,
del suelo a poco más de un palmo,
y a toda hostia besar el lodo,
acariciando la sombra,
aliento y cuerpo de barro.
Eres un eterno humano,
o tal vez un dios mortal,
icono, héroe, y villano,
fugaz y permanente,
espejo de la vida
en el que nos reflejamos.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas