Salvarme en tu luz.

Siempre consigo encontrar
una luz tenue y valiente
en medio de la oscuridad
astillada en llanto.
Respiro hondo y me concentro en ella
y mi cuerpo despega
y mi mente me adelanta
y la busca hasta entrar en ella.
Entonces, al otro lado de la luz
me encuentro contigo
con tu mirada y tu tristeza
con tu esperanza asustada.
No temas nada mi ángel
no guardes nada dentro y grita
sal de ti y deja tu cuerpo atrás.
Dame tu mano y sígueme,
te llevaré a este otro lugar.
Allí podrás mirarme sin miedo
dejar tu boca descansando en la mía
y respirar la paz que tanto anhelas.

A veces se hace demasiado oscuro
y no consigo ver el camino
ese que marca tu presencia
voy a tientas entre calizas y jaras secas.

Menos mal, que al menos tu luz,
se hace siempre más fuerte
y me alcanza y me sana
y me atrae y me guía.

Una llama cálida e intacta
que despierta y aviva
un deseo que sigue siendo poderoso
encuentros que son inevitables.

No temas nada mi niña
siempre consigo encontrar una luz
enmedio de la imposibilidad estillada.
Solo hay que saltar a ella
Y salvarse.

Related Articles

Responses