Sala de trofeos

Tengo una colección en la repisa
de toda una vida llena de logros:
una placa por la hipocresía,
dieciocho diplomas a la ignorancia,
cuatro medallas de deshonor
y un trofeo al más idiota;
las estrellitas de mal comportamiento
decoran el cielo raso
y las mentiras que he contado
como títulos enmarcados
en la pared.
Tengo insignias y galones
por cada guerra que inicié
y estatuillas de oro grabadas
con el rostro mutilado de todos los camaradas que atenté.
Sobre el fuego,
la mia testa avergonzada
cuelga
cuál venado taxidérmico en la pared
de frente a un galardón
que exhibe lustroso
mi récord criminal.
Toda una sala de trofeos
dedicada a un antihéroe.

+1

Related Articles

Responses