Sal!

El sol salió con el sueño
de ser Señor de las Sombras.
No sabía que su sino
era servir a las siegas,
a los sembrados, a las sensuales
lisonjas de los amantes,
a los seres maravillosos
que siguen su sinuoso destino.

0

Related Articles

Responses