Juegan un partido mis neuronas
Rebotando en mi cerebro
Al ritmo de un agudo de Serj Tankian
En el intento de descifrar lo sucedido
En el día de la fecha que fue precedido
Por la diplomacia digna del acontecimiento
Y el respeto helado que se le tiene
Hasta el peor enemigo.
Representado por el alfilereado
Silencio que responde todo lo no dicho
En un legitimo y punzante acto
Fundamentado en una cadena de hechos
Para los cuales no hay retracto.
Eso pudo hacer que hasta los alacranes
Olviden momentáneamente
Que tienen veneno.
Mas lo que yo no soslayo
Es la naturaleza de los mismos,
Nunca cambiarán sus bajos instintos.
No cambiará por mi deseo
O comprensión del bien
O sentido común
O principios de convivencia
O valores intrínsecos al humano
O infinita paciencia
O cualquier forma de moral colectiva
No los incluye.
Y ofrendar un gesto
Caritativo a un despiadado
Como acariciar al lobo
Es un consenso para
Afligir a la oveja…
Es jugar una ruleta rusa compleja
En el que siempre se és el blanco.
No es tierra firme el rumbo marcado
En arena movediza me voy sumergiendo
Hasta concluir en que lo sensato
Es salir huyendo mansedumbre
Pero mi espíritu prefiere hacer lumbre
Aunque fuera el principio de su propia hoguera
Antes que tender la mano
Y esperar por la espalda
La traicionera puñalada certera.
Se afila en silencio.
Desfila de pronto
Y se clava muy hondo
Justo en la credibilidad de la tregua.
Sobre tramas sin hilo
Que insultan el intelecto.
Miradas que confiesan
Esas intenciones que no cesan.
Personas que son la roca y la troca
Que recurrentes el camino sellado atraviesan.
Y el remate controversial
Solo la sabe la mala estrella de la noche
Que me pide que luche
Contra lo que la trastoca
Los montajes de armisticio y tanto maleficio
Hoy se finalizan
Ya se derrocan.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS