Rey sin corona,
hoy te siento lejano,
Soy sangre Roja como antaño.
Un día tiñó de azul,
era rey sin corona,
cuando gobernaba mis riendas.
Pero cada orden que daba,
más oculta, más sucia, más dolida,
Hacia que me repudiara,
dicté penas de muerte,
dicté castigos fisicos,
dicté aislamientos.
Todo a mi único miembro del séquito,
todo a mi rey, a mi siervo y esclavo.
Todo a mi mismo.
Por eso he abdicado,
Que otro lleve mi vida,
Que marque mi camino,
Que juegue con mi destino

0