Palomas blancas anuncian
la resurrección del Señor.
El mundo entero se entrega
a los designios de Dios.