RÉQUIEM

II

 ¿Qué vas a hacer Señor cuando yo muera?

Tu cántaro soy yo (¿y cuándo rompa?)

Tu bebida soy yo (¿y cuándo me vierta?)

Tu mirada que acojo en mi mejilla

tibia, como una almohada, mucho tiempo

caminará en mi busca

y a la puesta del sol se dormirá

en el regazo de piedras extrañas

¿Qué harás, Señor, entonces? Tengo miedo.


(Rainer María Rilke)

 

RÉQUIEM

Llueve en Galicia las gotas de agua son como espejos Santiago de Compostela, necesito un ángel de la Guarda Jacobeo pero antes se dibuja el mes de marzo 2004 El cielo es un cristal de color gris y no veo las estrellas Rompe el cristal y están las luces encendidas Hay muchas pueden ser ventanas ¿Oh quién está llorando detrás de las ventanas? ¿Son muchos los qué lloran? Aquí también lloramos todos incluso los que no os vimos nunca Si abrierais las ventanas tal vez os podríamos ver Escribir poesía es laborioso a veces no es fácil es como llorar Pero si supieran que sólo es una manera de vivir Si supieran que un poema es un trozo de una vida como si fuera un amor un trozo de un amor o un amor entero si supieran que un poema es un tótem invisible con el que se puede hablar un ángel No sé si en la poesía vive un dios o un ángel Tampoco sé si es un oficio como el de músico o pintor de carteles como el de aquel pintor primitivo que pintó en las cuevas el primer guerrero ¿Desde aquel día hay guerras y guerreros? ¿El color de la sangre es el mismo? ¿Sabéis si pintó también a un terrorista? Decía que no sé si en la poesía vive un dios o un ángel o tal vez un guerrero o un héroe salido de un libro de aventuras o el héroe de un poema antiguo Si lo supiera podría hablar con él le podría decir que las palabras son como soldados que van en fila a veces no la guardan pero el poeta las pone a desfilar y tira hacia abajo por ellas es como si fuera una escalera plegable con escalones estrechos con escalones anchos cada escalón un verso cada verso un paso cada verso un trozo de cielo pintado con tinta azul es como volver a los tiempos antiguos es como ir hacia atrás es como ir por lo invisible pero hacia delante también van por lo invisible Todo es invisible hacia delante y hacia atrás no vemos El tiempo avanza buscando la eternidad y los muertos quedan olvidados como las ciudades enterradas de un reino antiguo Oh y el poeta empieza las casas por el tejado pero desde el suelo el tejado no se ve desde el suelo se ve un tejado azul de noche oscuro un tejado desde el que cuelgan las almas ¿Vosotros me veis escribir desde el tejado? ¿Puede ser verdad que me veis escribir desde el tejado? Oh pero vosotros no estáis seguros ahí esa no es vuestra casa esa casa es nueva para vosotros desconocida difícil de interpretar Muchos aún estabais en las soleras de la vida y no conocíais las limitaciones ¿Los qué ahí lloráis veis los tejados de las casas por dónde resbalan las lágrimas? El tejado de las casas es como los tiempos muy antiguos pues el tejado desde el suelo no se ve existe pero es invisible y las palabras como las lágrimas también resbalan y caen y caen y caen cayendo como la lluvia y son mil a veces son como piedras Cada piedra es una palabra y cada palabra me absorbe como aquellas piedras que beben las sombras como aquellos espíritus que viven en las sombras cien miles que se agitan espíritus de palabras como si hablara delante de un millón de espejos y todos somos espectadores de los espejos y los espejos a veces cuentan mentiras Cada espejo es un día que puede estar delante de nosotros o detrás de nosotros y todos queremos multiplicar el número de días tantos como peces hay en el río como gotas de agua como muchas gotas de agua como las imágenes de miles de espejos y veo miles de huesos rotos en Madrid miles de huesos rotos en Atocha miles de huesos rotos en El Pozo miles de huesos rotos en Santa Eugenia miles de huesos rotos en los espejos rotos En cada trozo una vida en cada vida una voz en cada voz un lamento en cada muerte una metamorfosis Y vosotros no tuvisteis tiempo de prever los futuros momentos de vuestra metamorfosis para salir de una vida a la otra vida como aquella crisálida que sale perfecta de su capullo Oh qué grandes hazañas os aguardan como las de los grandes héroes como las de los grandes dioses Oh ¿pero existen más vidas? ¿Ahí veis a Dios? Los poetas cuando pensamos en vivir o en morir a veces pensamos en Dios ¿Los qué no son poetas también piensan en Dios? Ahora me gustaría hablar con aquel ángel que no os pudo salvar la vida de aquella que erais felices de aquella que la perdisteis de repente cuando muchos aún no teníais peso una vida perdida entre el polvo y la metralla mezclada entre las voces y los lamentos y las pisadas de vuestros pies no estaban y los botones de vuestras camisas no estaban ¿Las camisas las comprasteis en Madrid? ¿Dónde están? se preguntaban los policías ¿Dónde estarán? Tal vez bajaron en otra estación decían los policías Tal vez pasaron de largo tal vez dormían un sueño profundo y no vieron la señal ATOCHA: FIN DEL VIAJE: Aquí el tren de la vida se detuvo para siempre le pesaban los mundos El POZO: FIN DEL VIAJE: Este año: marzo 2004 pronto se murió la primavera SANTA EUGENIA: FIN DEL VIAJE: Aquí se murieron las cuatro estaciones del año 2004 y las noticias corrían en dirección al cielo pero Él no era feliz En la tierra no éramos felices No se pueden ir sin los botones de sus camisas aquel ángel decía No pueden andar sin que se encuentren sus pisadas Y todos buscaban: pisadas botones camisas voces culpables voces que acusaban Qué Dios los acompañe pueden tener miedo por el camino decían con sus voces claras que sonaban como alas aquellos que con sus medios competían con la muerte y con el terror terrateniente de las campiñas urbanas ¿A dónde los llevarán? otras voces decían Entre las voces buscaban rostros que no se olvidan y el tiempo corría otra vez corría hacia atrás buscando las voces que se confundían que no se sabía a dónde iban ni de dónde venían voces inocentes llantos lamentos voces de los espejos voces de las imágenes voces que anunciaban que aún estáis vivos en vuestros seres queridos porque vuestras voces aún los habitan porque aún no se consumieron en sus oídos voces que las separa un canto hasta que se consuman En los trozos de los espejos aparecían manos aparecían piedras trozos pequeños trozos grandes golpes de piedras que como si hubiese llovido a mares caían encima de Atocha encima del Pozo encima de Santa Eugenia piedras viejas que golpeaban con sus arrugas en las piedras con arrugas no se resbala ¿Quién las puso allí? Había que buscar entre las voces había que buscar entre las manos y las voces se buscaban en las imágenes de la televisión y en trozos de los espejos los espejos Oh pero aquel ángel iba con vosotros en el tren leyendo poesía iba leyendo la Metamorfosis de Ovidio iba leyendo La noche oscura de San Juan de la Cruz iba a vuestra izquierda y a vuestra derecha como vuestras piernas iba al Jacobeo 2004 iba a los Juegos Olímpicos 2004 Se dibujan medallas: muchos vendrán cargados de medallas ganadas con el sudor de su frente otros olímpicos de la guerra ganadas con la sangre de los inocentes Ciento noventa y un muertos: medalla de oro pudieron ser más Madrid 2004 casi doscientos inocentes asesinados miles mal heridos y el ángel estaba allí no fue al Jacobeo 2004 ni a los Juegos Olímpicos 2004 se quedó en Madrid se quedó en Atocha se quedó en El Pozo se quedó en Santa Eugenia se quedó para guardaros para mostraros el camino aquel ángel que no os concedió más tiempo para seguir con vuestras costumbres acostumbradas Yo quiero hablar con aquel ángel que andaba por las estaciones y ahora no sé dónde está digo: aquel ángel aquel que pasaba por allí tal vez el Jacobeo 2004 tal vez a los Juegos Olímpicos 2004 ¿Alguien sabe dónde está aquel ángel que andaba por las estaciones de Atocha El Pozo y Santa Eugenia: Madrid marzo 2004? Oh qué corta fue la primavera y cómo tropezamos constantemente con nuestras limitaciones y cómo resistimos a veces no es fácil resistir pero hay que resistir siempre resistir hasta siendo fantasmas que pertenecemos a la historia y la historia es un mundo de muertos que resucitamos cuando resucita la tierra una cuerda llena de lazos que si Dios no la desanuda jamás volvemos aquí y llega a nosotros el murmullo de los tiempos de los muertos todos de los muertos  más jóvenes y más viejos y atraviesa el infinito Oh ignoro se teníais veinte o cien años pero a mí me gustaría que alguno de vosotros me hablara tal vez el más niño aquel que comenzaba aquel que aún no tenía las manos llenas aquel que ahora se está haciendo todas las preguntas aquel que se pregunta si ahora eso es la verdadera paz aquel de las pequeñas cosas y que no tenía prisa aquel que ahora habita elevado por encima de las estrellas aquel que aún tenía los juguetes en la imaginación Ay pero tal vez alguien estaba esperando un elegir fresco tal vez aquel niño muerto que le hablaba a Rilke en una hermosa elegía a él a aquel que han de beber yo le quiero preguntar: ¿Si para llegar al cielo tuviste qué andar a grandes zancadas? Ahí: ¿las vidas son azules y vuelan cómo mariposas? ¿No se parece a nada qué viste antes? Ahí: ¿los pescados son blancos y el trabajo es fácil? Ahí: ¿los frutos son de color por dentro y por fuera? Ahí: ¿el aire y los ríos hablan cómo en la tierra? Ahí: ¿se comen los frutos y se comen los colores? ¿Las nubes qué se ven por debajo de cielo soy los algodones que le caen de la cama a Dios? Ahí: ¿no hay muros por qué no se necesita escribir la palabra libertad? Oh con qué paciencia aguardan las losas que se os haga justicia y como impiden que entren y salgan los espíritus de vuestras sepulturas y es todo tan extraño y tenemos tanta necesidad de misterios que es fácil creer y ponemos inscripciones en nuestras sepulturas para que cuando venga ese otro ángel terrible sepa a quién tiene que resucitar que sepa los nombres y los apellidos para que no se equivoque: Aquí se pudren en ataúdes de rico aquellos que no conocían la palabra libertad para llegar a ellos todos viajan en barca por el río Estige El infierno en el que viven está a un paso en un rincón antiguo visten zapatillas y sus vidas soy de color rojo y muchos peregrinan a sus tumbas vienen envueltos en oraciones y les tiemblan los labios les rechinan los dientes y traen la mirada extinguida como si fueran las ventanas de una catedral vieja Aquí reposa en un ataúd de pobre aquel que murió porque sus vecinos no conocían la palabra libertad las bocas de sus rezadores vierten zumo de manzanas de color azul y de sus labios salen notas musicales es como si fueran músicos errantes Oh necesito un ascensor que suba y que baje para que suba cargado de palabras para que baje cargado de palabras un ascensor con una puerta que se abra al infinito y detrás de la que sienta voces un ascensor de vuelta con vuestras voces voces que pasaron la noche oscura y recibieron la cura de Dios voces positivas impregnadas de amor y de virtudes liberadas de imperfecciones voces que regresan a la tierra mezcladas entre los pucheros Oh vosotros no salisteis sin ser notados la vuestra no fue una dichosa ventura pero aquel ángel que no fue al Jacobeo 2004 aquel ángel que no fue a los Juegos Olímpicos 2004 aquel ángel que leía la Metamorfosis de Ovidio aquel ángel que leía La noche oscura de San Juan de la Cruz se quedó con vosotros en la noche oscura ahora sólo tenéis que dejarlo hacer pues el ángel nunca pierde el tiempo Ahora ahí tendréis sosiego y calma bonanza y provecho codicias virtuosas deleitación de paz un nuevo aprendizaje para con todo pero vosotros no tenéis gusto ni consuelo y mandáis señales en el ascensor mandáis las voces voces que dicen que echáis a faltar vuestras cosas vuestros juguetes aquello que al otro mundo no pudisteis llevar porque nada se puede llevar al otro reino donde tal vez alguno piensa que va a seguir colocando la corona voces que dicen que allí entramos miserables que allí sólo llevamos el aprendido que allí no están los tesoros que poseemos ni las casas ni las torres ni un puñado de tierra tal vez sólo estas palabras merecidas un poco de amor una buena obra nada de lo que arrepentirse  Pero ¿por qué de muertos habemos resucitar volver a habitar la tierra? ¿Acaso no soportaremos la voz de Dios su presencia? Oh ¿cómo os llega el murmullo de los que rezan? ¿Acaso no saben que sois felices ahí arriba? ¿Acaso ahora que estáis cerca de los grandes misterios no podéis ser? Ya sé que si en la tierra somos alguien morimos para no ser nada ni siquiera cosas inútiles ropa vieja más: nada nada nada y los ángeles y los demonios recogen aquello que les pertenece de cada uno de nosotros y quedamos a la espera de que la crisálida salga perfecta de su capullo a una nueva vida: pero ¿es posible que podamos abrazar los mismos cuerpos en aquel lugar en dónde estuvimos antes encontrarlos palparlos y sin verlos y sin saber ni cuándo ni por qué? ¿Aquellos cuerpos que no nos pertenecen salir de la oscura noche de los hondos abismos de la muerte de las sombras en dónde dormimos y fabricamos nuestros sueños? Oh ¿pero acaso hay que desenterrarnos arrancarnos de las entrañas de la tierra como a Tifeo para sacudir su peso para convertirnos en pastores de rebaños o en pescados o en machos cabríos? ¿Arrancarnos de esa tranquila calma para traernos otra vez temerosos al centro de la vida a soportar dolores opresiones y para caminar por las crestas de una montaña mirando el abismo y caminando al mismo sitio y así una y otra vez? Ay pero quién sabe tal vez merezca la pena aunque sólo sea por la experiencia del amor por la experiencia de las palabras y por las cosas maravillosas mismas Yo siempre pensé que la vida era un río en busca de su destino con la diferencia de que el río ya lo conoce cuando nace y nosotros no pero la vida también es un venir de otra parte tal vez de un tiempo que ya pasó o que está pasando en otro lugar tal vez una vuelta atrás desde el futuro tal vez el regreso de un pasado que fue futuro también y que está ahí a la vuelta de una dimensión del tiempo La tierra es una rueda que de vueltas muy de prisa: tal vez a mil quinientos kilómetros por hora ni siquiera como la luna que huye de nosotros a tres centímetros por año y no sabemos si volveremos a ver abrirse las flores y no sabemos avanzar en la eternidad como las aguas de los ríos y de las fuentes y no avanzamos en la eternidad y no respiramos el infinito porque ponemos nuestros ojos en la distancia y allí vemos la muerte y eso los diferencian de los animales porque ellos en la distancia ven a Dios Ellos nunca ven la muerte pero nosotros sí Señor estas no son grandes palabras tal vez no te llamen la atención tal vez no sean las adecuadas para despedir este poema las grandes palabras ya no son para ti pero si quieres qué te suplique qué te ruegue o qué te implore: cambia el mundo a ver sí cuando esté contigo por detrás de las estrellas me apetece salir del capullo y volver a el.

III

Sus cabellos eran de un dorado trigueño, azules

sus pestañas, su blanco cuello esbelto y redondeado.

 

Versos del poema:

Un dorado trigueño de Nazim Hikmet

París-La Habana-Moscú 1961

 

Un sol lleno encendido que viste ropas blancas luminosas

 Oigo un tren un tren que no sé adónde va ni de dónde viene en el que viajamos los tres digo: yo y tú los dos y las palabras Tú viajas en la litera de arriba: su fondo es azul Yo viajo en la litera de abajo: su fondo es oscuro Las ruedas del tren golpean en las heridas de los raíles y yo me quedo dormido sumido en un sueño profundo y empiezo a ver y los ruidos de las ruedas del tren en los raíles golpean golpean golpean golpean en mis oídos como disparos sin ton ni son a veces parecen bombas y llego a Madrid: atentado y corro En mis sueños corro y me persigue la metralla los disparos sin ton ni son y el tren pita cerca de las estaciones Madrid: allí despierto y no veo el cielo azul el fondo de la litera de abajo veo una luz como un sol lleno encendido vistiendo ropas blancas luminosas En un hospital de Madrid estoy con las piernas rotas y aquel sol lleno encendido vistiendo ropas blancas luminosas entró expresando una sonrisa Podía ser una trampa podía ser un dios un mundo que se viste de blanco un mundo que no se puede pisar una trampa de la naturaleza y yo lo veía acercarse y a veces moría a veces miraba a veces menguaba a veces decrecía y se detuvo ante mí y me dijo: No puedo comprender porque la humanidad está tan enferma Pero era yo el que estaba enfermo pero yo quería salvar el mundo y conservarlo y no podía estar enfermo ¿Era quién iba en la litera de arriba que tenía el fondo azul quien tenía que salvar el mundo o era esa enfermera que era como un sol lleno encendido vistiendo ropas blancas luminosas o era la enfermera la que iba en la litera de arriba? Oh tenía que ser Dios pero Dios es viejo y los viejos decía Castelao, no deben de enamorarse porque para salvar el mundo hay que estar enamorado ¿Salustio se murió el día que se enamoró? ¿Salustio era viejo? ¿Puede ser verdad que Salustio se murió el día que se enamoró? Enamorarse es como un porrazo como una puerta que se cierra de golpe Oh pues si es verdad entonces el camino del amor puede ser peligroso Puede ser un sol lleno encendido que viste ropas blancas luminosas como aquella enfermera: ¿La enfermera podía ser Dios? Juan Gelman pensaba que Dios era una enfermera Ahora como si fuera un pan acabado de salir del horno salgo a la calle y veo miedo En Madrid veo miedo ¿La gente tiene miedo en Madrid? La gente tiene miedo la gente toda tiene un miedo salvaje La gente le tiene miedo al terrorismo: Explotan las casas explotan los coches explotan los cuerpos La bomba puede estar escondida en un Chupa Chups en un paquete de cigarrillos en una botella de Güisqui en un chaleco antibalas y los ejércitos marcharon a Irak y allí disparan contra todo lo que se mueve contra los pájaros de cristal contra las plumas de los periodistas: balas silbadoras Y los muertos no las oyen y los periodistas soy como muertos algunos están muertos Ellos no pueden matar sus cámaras no son escopetas son ojos que ven la infamia sólo eso ojos del mundo ojos para cegar a cañonazos ojos que escriben para que todos le tengan miedo a la guerra para que hasta los muertos le tengan miedo a la guerra y le tienen miedo al demonio El demonio no es un sol lleno encendido como la enfermera que viste ropas blancas luminosas El demonio apaña los bichos en los campos de los muertos para llevarlos al infierno Los muertos están acostados en el suelo en la litera de abajo mirando hacia arriba mirando el fondo de la otra litera de color azul para iniciar un largo viaje por las pampas del tiempo El tiempo pasa de prisa tiene todo el tiempo para pasar Algunas ciudades están rotas Bagdad está roto Madrid está roto Nueva York está roto Los coches están rotos los trenes están rotos las casas están rotas las vidas están rotas En un sitio se oyen gritos llantos en otro sitio aplausos yo lo sé porque paso por todos en el tren Donde hay aplausos hay corbatas los de las corbatas no aplauden van serios no ríen al son de las voces Los que aplauden son como dibujos algunos son españoles pero también aplauden los que no lo son pero aplauden los dibujos son dibujos de gente es gente de cartón alguna como un sol lleno encendido que viste ropas blancas luminosas El demonio también aplaude Los golpes de sus palmas son como las pisadas de las botas SS que levantan un viento helado Madrid 2004: Día de la Hispanidad Los demócratas aplauden al son de las pisadas militares algunas son pisadas de botas fascistas de botas SS Y la monarquía aplaude y el ministro aplaude Franco aplaude De la pupila azul del cielo caen gotas frías ahora el cielo es gris como una casa de cemento como una casa con goteras ¿El cielo es gris? Yo pensé que el cielo era un dibujo pintado de azul un dibujo pintado por una mano enorme Las gotas frías corren por los ríos el río Miño las recibe con gusto Debajo de los puentes corren gozosas pues los ríos y los puentes piensan que uno es un ojo y el otro las lágrimas Llueve en España algunos peregrinos se abrigan de la lluvia en la catedral de Notre-Dame La catedral de Santiago aprendió a nadar y los peregrinos llegan a la Plaza del Obradoiro Los que murieron, descansen en paz Del cielo gris caen gotas negras por veces grises Los pájaros negros vuelan sin plumas bajo el cielo gris pero muchos no eran pájaros iban de prisa y volaban enfriando el viento como botas SS Eran bombas eran bombas MADE IN USA que volaban sobre Bagdad que volaban sobre España montadas en aviones: MADE IN USA Por Bagdad iban solas sin conductores y los enemigos morían y los amigos morían y las plazas eran todas rojas y no era Moscú y yo buscaba entre los muertos aquel sol lleno encendido que viste ropas blancas luminosas ¿Dónde estará? Tal vez buscando heridas que tejer algunas en el cuello y en la cabeza A muchos los vierten en moldes los muertos se miran y se mezclan sus espíritus Los trenes para su viaje salían silenciosamente En el tren todos se dormían y las manos de la enfermera se movían como si fueran pestañas Con ella era fácil hablar ¿Dónde estará? No puede pasar desapercibida Ella es luminosa como un sol lleno encendido Sus ropas son blancas ¿Dónde estará? No puede pasar desapercibida en medio de tanto humo negro Yo sigo sus huellas y miro en los interiores pero no la encuentro ¿Dónde estará? Dicen que tenía un abrigo negro pero ella viste ropas blancas luminosas tal vez volvió a España en un avión Iberia Por el camino se cruzó con tres misiles MADE IN USA Los misiles aprendieron a volar antes que los pájaros En el ruido de los misiles oigo voces los que apretaron los botones se juntaron en una noche de brujas Hay gente haciendo cola Policías hacen rueda alrededor de los globalizadores Los globalizadores se besan y se cogen de las manos se aprietan las manos salen bien los negocios Las manos que dibujan los ilustradores no son de albañiles ni de ferroviarios No sé dónde estará ella Las horas pasan a la velocidad de aquel rayo que le cayó en los pies a Octavio Augusto El papa es una persona mayor y sólo masca Avemarías y pronuncia entre comillas la palabra libertad El día está nublado en Galicia el cementerio de los ríos está oscuro y las brujas ahora trabajan de día y de noche todas acudieron a la reunión Aparecen cinco infiernos como si los hubiese llevado hasta allí una mano enorme En los cinco ella no está Ella es un sol lleno encendido que viste ropas blancas luminosas Allí sólo está el del abrigo negro Por todos los infiernos pasa un tren Los maquinistas tienen las manos de color negro como si hubiesen estado limpiando la mierda del Prestige BIENVENIDOS Al INFIERNO DE LA CONTAMINACIÓN: El recorrido es largo: la mayor parte se hace con Careonte BIENVENIDOS Al INFIERNO DE LOS INTERESES: De los guardadores de tesoros en él los demonios tienen modales de cura de monja vieja caras de herrero y apariencia de fieras BIENVENIDOS Al INFIERNO DE LA ENFERMEDAD: Su recorrido se hace en zapatos viejos viendo temblor de ojos y de labios BIENVENIDOS Al INFIERNO DE LA POBREZA Y Al INFIERNO DE LA MISERIA: Su recorrido se hace entre trozos de vidas palpitaciones y tormentos miles FIN DEL TRAYECTO En el infierno no veo palidecer los días allí todo está muerto ¿Dónde estará? A ella tampoco la veo Allí todos visten de negro y ella es un sol lleno encendido sus ropas soy blancas ella no viste como una noche enlutada Al fondo un dibujo en el dibujo se pintaba la felicidad allí venía la felicidad en su boca iba una sonrisa en su sonrisa estrellas en sus pies calcetines blancos como cuando crecen las simientes luminosas Sus pies sostenían de veinte años diez en cada pecho El tiempo corría de prisa allí corría como la brasa de un cigarrillo corría como el tren por los tres infiernos juntos pasaba de un infierno a otro infierno de un vagón a otro vagón de un tren de pasajeros como de un problema a otro como de una guerra a otra guerra Allí los relojes de las campanas no dan las horas no hay horas no hay relojes porque el tiempo va de prisa corre más que los relojes No da tiempo a ver las horas ni a oír las campanas Sólo se siente el chachachá del tren que se detiene un rato Por veces llega a la media noche para pasar desapercibido Casi nunca avisa y en él monta el dolor En el infierno de la enfermedad hay mucho dolor Los mozos de estación están enfermos tienen hambre alguno viaja desde el infierno de la enfermedad al de la pobreza Estamos en África y el tren pasa vacío no tiene conductores ni cobradores ni literas de fondo azul no tiene pasajeros ni trae vagones de mercancías La gente busca comida y sólo encuentra ratas ¿En Europa y en América comen ratas? Sólo nos mandan ratas piensan y dicen los que pasan hambre y caen agonizantes pero ella estaba allí ella es un sol lleno encendido que viste ropas blancas luminosas Y el SIDA corre y la mierda corre y el hambre corre y yo escapo de los infiernos Llueve en Moscú una borrasca viene por las Azores no llegará a Israel yo estoy en un café en Tel Aviv Aquel lugar no es África se anuncia el enemigo los autobuses vienen cargados Muchos llevan angustia en sus ruedas A los pasajeros se le clava en la garganta como si fuera una flecha El autobús se detiene pero nadie se da prisa en subir Los viajeros agonizan ven acercarse a los enemigos Los enemigos mueren después de avisar a los suyos El autobús no tiene literas de fondo azul En el autobús no podo viajar sólo en un compartimiento La gente me pasa por delante de los ojos alguna puede ser una bomba No llueve sobre Jerusalén En Jerusalén estuvo Jesucristo entró montado en un borrico Ahora está hablando con San Juan de la Cruz hablan de la miseria San Juan conoció la miseria Un eco palestino va detrás de cada paso Dicen que los judíos son vengativos ¿los otros también lo son? A los judíos Cristo ya les perdonó antes de morir el eco palestino pisa Tel Aviv pisa Jerusalén corre por las calles desiertas anda por las calles golpeando de puerta en puerta como aquel Ángel Exterminador antiguo Las cortinas están echadas las puertas están cerradas al otro lado del muro pasa lo mismo El demonio pone las garras en cada pisada En las calles desiertas el tiempo como en África corre hacia atrás buscando a la que viste ropas blancas luminosas que es como un sol lleno encendido y la borrasca sigue en las Azores y se vieron abrigos negros y fuego en las risas Los que están dentro de los abrigos pronto los reconocemos las nubes les escupen les mean encima y no les dejan ver las estrellas Llueve en La Coruña las gotas de lluvia no son espejos soy moldes que encierran espíritus de pescadores algunos esperan a romper el molde desde la Edad Media tienen miedo Soy tan pequeños son como gotas de lluvia como granos y tienen miedo que los coman las gaviotas no quieren caer en la salsa del Prestige El viento viene helado no encontró primaveras por el camino De día el mar era un dibujo azul claro ahora es un dibujo a carboncito antes era un cristal en el que se reflejaba el cielo los sueños de las estrellas La gente sonríe detrás de las puertas y de las noches Hace mucho tiempo que Curros Henríquez no viaja a la Coruña En la Costa da Morte la gente viste botas guantes forrados de goma pantalones de cristal Tal vez como si fueran condecoraciones alguno pensaba que era ciego porque lo veía todo negro como una nube morena en la que golpean los nuberos y los herreros como una nube perdida que viaja sólo por la noche El demonio limpia las botas fregándolas contra las piedras Las botas del demonio son como un guante y deja los pies vacíos cuando las quita El demonio no se sabe si era Resalgario Pedro Leonardo Satanás o Belcebú él podría ser chofer de algún autobús en Palestina o capitán de algún barco o piloto de un avión o jefe de algún gobierno se le ha visto recientemente en las Azores Sigue lloviendo la Décima Legión se prepara para causar daños Los terroristas están en guerra en las ciudades más feas y más bonitas de la tierra y andan silenciosos como aquel tren que llega a la media noche que llega siempre sin avisar Aparecen como aquellos barcos en un muelle sin luces en medio de la penumbra y estallan bombas gustadoras y muchos mueren sin poder avisar a sus seres queridos que no volverán a ver el sol después de las nubes y todo queda vacío como las botas del demonio cuando las saca de los pies La gente tiene miedo tiene un miedo de guerra y piensa en Madrid y piensa en Palestina y piensa en el mes de marzo 2004 y piensa en el mes de septiembre 2001 y en las Torres Gemelas del World Trade Center La gente por supuesto que piensa en todo eso Las bombas viajan en el vagón de equipajes están esperando en la plataforma de las estaciones las bombas no pagan peaje Yo duermo en la litera de abajo dándole forma a los sueños moldeándolos en gotas de lluvia Llueve sobre Galicia el tren se detiene al amanecer De la litera de arriba alguien se baja un blanco resplandor ilumina las últimas sombras me asomo a la ventana y veo que se aleja un sol lleno encendido vistiendo ropas blancas luminosas caminando por la plataforma hacia la salida…

 

 

Related Articles

Responses