Reino sobre vos
Y me conoces
Mucho antes
Que te conozca yo.

Reino sobre vos
Todo lo que supones
Inédito y especial,
Es absurda repetición
Multiplicada al infinito.
¿No te lo avisa
Tu negación?

Reino sobre vos
Porque soy todo
Lo que rapta tu atención.

Y reptas por las sombras
De mis pasos
Recogiendo las migajas
Que despojo,
Buscando tu alimento,
Algún estimulo que rellene
Esos vacíos recónditos.

Que te siembre alguna idea
Algún retazo de mi pensamiento
Que te entretenga mientras tanto.

Reino sobre vos
Porque lo que me superas
En malicia
Lo compenso con inteligencia.

Aunque no hace falta
Ser muy hábil,
Ni mirar muy a fondo
Para que se te noten
Los hilos de la marioneta.

Ni rascarte mucho
Para que te brote
La pus de adentro,
Es la materia
De tu descontento.

Reino sobre vos
Porque lo que te gobierna la psique
Y te carcome la vida,
Es un hecho que no presenciaste
De una persona que no conociste.

Y confundiste estar casada
Con ser una coartada
De crímenes que no viste.
Confundiste
Como mi antiguo yo,
Un velo nupcial
Con una venda en los ojos.

Extraviaste tu dignidad
Para complacerlo.
No hay burla
Admisible
Para que ejecutes
Si todo tu orgullo
Es vergüenza ajena.

Te asesinaste
A ti misma
Por no ver la verdad,
Por no rasgarte
Hasta la cornea
Del oclayo
Y pagar asi
El precio de saberlo.

Preferiste objetar
Que todas las mujeres
Del mundo se equivocan,
Antes que pedirle
Al culpable
Que demuestre
Su imposible inocencia
Nos revictimizaste
Pidiéndonos
Mostrar su obvia culpa.

Y cuando las pruebas
Cayeron como piedras
Buscaste madrigueras
Donde refugiarte.

Yo hablo sobre mis vivencias
Nombro mis memorias,
Las recuerdo al comprar los remedios,
Las rememoro al mirar al espejo
El cuerpo que no es mío
Y se me parece,
Las sufro cuando la sangre acontece,
Y a vos te retuerce todo
De lo que no participaste.

Aun asi te inmiscuiste
Para a ti misma aprisionarte,
Es el papel que elegiste
Ser el extra de tu propia existencia.

Reino sobre vos
Porque la mia
Es lo único que te enciende
Las mañanas y las neuronas apagadas,
Relamidas de un relato mentiroso
Que creiste y repetiste,
Complice fantasma
De lo iluso.

Se derrumban
Tus castillos etereos,
La maqueta de carton
Mojado y endeble
Que empareda
La pobredumbre
De tu imperio.

Reino sobre tus ruinas
Protagonizo tus fantasías
En las que siempre
Me distorsionas
Como la villana,
Para no admitirlo
Prófugo
Para no admitirte
Esclava.

Como te mientes
A ti misma
Nunca habrán
Realidades que retrates.
Y solo la sinceridad daña,
Por mucho que lo trates
Tu farsa no me araña.

Todos tus engaños
Se desarman
Con tan solo una evidencia
Que rebate
Cualquier triste
Postura tuya
Variante
E insostenible,
Termina en fuga.

Con cada complot
De poca monta,
Con cada acto
Bajo y demencial,
Deficiente y psicopática
Afirmas y confirmas
Que reino sobre vos.

Sos el reemplazo
De su historia,
El decorado
De tu propia obra,
De la ficción complaciente
Con la que vives
Transpiras y duermes.

Despiertas recordando
Hechos ajenos
A tu memoria
En los que reino
Sobre tus letanías
De mar negro
Y tierra muerta.

Te domina
Lo que te obsesiona
Por eso
Reino sobre tus olas
Ser el extra
De tu propia existencia
Por siempre te aprisiona.

Aunque yazcas
Rodeada y cubierta
De objetos que si tiras
De la cuerda repiten
Las frases que amas;
Jamas dejas
De estar sola.

En la honda corola
Elástica
Que se estira y adapta
A cualquier compañía,
Como consolador
Para no dejar de gemir,
A cualquier reina
Como ejemplo a seguir
Para no dejar de sufrir.

Siendo la sustituta
De tu propia aventura irresoluta.
Entre grutas pedregosas
Donde no retozas
Ni gozas
Pero lo intentas.

Y sollozas jauta,
Y decoras la jaula,
Y te dibujas mi lunar
Para ratificar
Que reino sobre tu yabuna.
Y tengo el estelar
De mi techo
Y muchos cielos
Que constelar.

Soy la heroína de mi biografía.
Sos la suplente
Mas obediente,
El primer retazo
Fácil que hizo lazo
Con la seta que te pudre
Y te honra.
Hondo cava tu lejana
Gloria.
Te suicidaste
Para vivir en mi historia,
Por eso reino sobre vos
Sobre la ruina de tu escoria
Que clona mis virtudes
Y tragedias.

Imita pero no iguala,
Sobre espurios espíritus
Como el tuyo
Despierto y me adueño
De lo que les consterna,
Y reino hasta en tus sueños
Pesadillas con mi firma.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS