Quiero abrazarte y no puedo,
amame en mi estado mental incuerdo,
sube al barco, dame un beso, navega a mi lado,
en tu boca se esconde la llave para mi esposas,
responde a mis llamadas,
dime que me quieres cómo en navidades pasadas,
sálvame de esta habitación oscura,
te dejo penetrar en mi alma para que descubras que es pura,
recuéstate sobre mi cama y rodéame con tus brazos,
ansio encontrarte, cerca de mi ventana creo poder escuchar tus pasos,
besame lento y a fuerza de caricias borra su recuerdo,
vuela conmigo, reverdece este desierto conviértelo en un prado,
maldito seas Diego ojala nunca te hubieses alejado,
cogí otro camino y pude haber encontrado amor pero enamoro más señorita cocaína.