Que nunca haya
Conmoción interior
Por el caos exterior.
Brillen, ardan
Incinerense y retornen,
Solo así lo mundano
No podrá quemarlos.
En las urnas cinerarias
Dormitan los fénix
Insurgiendo de las
Cenizas funerarias.
Eterna sea la lumbre
De aquellos rayos
Rojos de Octubre…

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS