al señor Remordimiento
los labios le temblaban
junto a él Fatalidad
crisantemos sujetaba
melancólico pianista
fúnebre Chopin tocaba
en el cielo
negras nubes escuchaban
Rilke una elegía
muy solemne recitaba
todo lo envolvía el viento
con sus frías gasas
un puñado de tierra
arrojé sobre la caja
ahí te pudras mala Pena
casi matas a Esperanza

0