Que inexplicable sensación se apodera de mi ser.

Mis manos tiemblan.

Mi cara se siente caliente.

La respiración entrecortada.

¡Que bien besas!

Mi corazón con alocado ritmo parece haber olvidado como funcionar.

¿Y el suelo?

No siento el suelo bajo mis pies.

¿Qué está pasando? Pregunto en mi mente.

Intento ver, pero no puedo abrir los ojos.

Esta sensación que inicia en mis labios y me recorre hasta las puntas de los dedos, no me lo permite.

¡Ya sé que pasa! Caigo en cuenta.

Solo es mi cuerpo reaccionando por el contacto de mis labios con los tuyos.

¡Que bien besas!

Todas las dudas, el estrés o cualquier tipo de temor desaparece.

El mundo mismo y todo lo que en el hay parece perder significado.

Mi mente vuela, hasta el límite de la razón, hasta donde termina la realidad.

Que inexplicable sensación se apodera de mi ser.

Mis manos tiemblan.

Como en fuego abrasador mi piel se siente.

He olvidado como respirar.

Casi puedo escuchar los latidos de mi corazón.

¡Que bien besas!

Daría lo que fuera por sentir esto todos los días de mi vida.

¡Que bien besas!

0