Desconocer mi sentimiento.
Una excusa, un pretexto,
Para intentar borrar,
Lo que el alma sabe bien.
Todas las chances puestas en eso.
Y las pruebas en vidriera, exhibiendo.
Justificarse, inmolarse, sacrificarse,
Para aun así, no ser merecedora,
Frente a sus ojos.
Mi verdad aparenta idiotez.
La sangre multiplicada por tres,
Segregada de adrenalina
y Beta godontropina
Surca por mis venas.
Prefiero morir a malvivir;
Decisión cobarde quizá,
Pero aprobada por la minoría de la urbe;
Suicidas enamorados de Gillettes.
Sé exactamente como darme un fin,
Mas pérdida estoy en darme un mañana.
Uno que no sea repetición de ciclos.
Dolientes, martirizantes, humillantes.
Todas las tareas mundanas están hechas,
Y ensancha la brecha del inconformismo.
El inefable sentir de acercarte,
A quien entrañas conocer de hace tiempo,
En un primer encuentro,
Y desechado instantáneamente
Aquel extraño sentimiento
Por un desprecio en puerta.
Satanizando el envase áurico y negro,
Que esconde mis fibras más íntimas;
Diáfanas y cándidas de crédula entrega.
Apunto a experiencias con trascendencia,
Ellos apuntan al descarte.
Y así comienzo un nuevo encuentro
Con fecha de vencimiento programada.
Después de la despedida,
Putrefacción cronometrada.
Muriéndose los vínculos como planta vana.
Solo significa, otra experiencia acumulada,
Lista para analizar y archivar,
En los cajones del Inconsciente.
Mi palpitar jamás fue tan cínico.
Estoy rota y deseosa de un parche
Que no me sea indiferente.
Ya que la distancia más grande entre dos,
No son los kilómetros, sino el desinterés.
Y en la espera, Hibernamos nuestra vida.
Proyectando al futuro,
E ignorando el presente estadía…
Y la putrefacción cronometrada,
No es un hotel, pero guarda una cama,
De madera cavernaria
Con flores pasionarias
Y una carta,
Para que el recuerdo sea eterno.
Abreviando una existencia en renglones
Que no nos rediman ni después de muertos.


JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS