Si te condicionaran
A creer
Que solo existe
Blanco y negro
¿Como elegirías usar
Un violáceo color?
Acaso púrpura…
Si te limitaran
El pensar así,
Creerías
Que estas escogiendo
Cuando solo
Estas obedeciendo.
La libertad de elección
Es de quien
Escribe el guión
Y confecciona las opciones,
Mas no del que
Simula tener poderío
Por poder elegir
En la encuesta
Por otro ya resuelta.
Si te impusieran
Que el exterior
Es tóxico
Y los corazones
Son de Antrax;
Nunca abrirías la puerta,
Jamas
Te entregarías
A un reciproco clímax.
De seguro
Te socavarías
En el sótano
Del ponzoñoso
Que te hizo creer eso.
Y no respirarías
El aire puro
Ni conocerías
El amor verdadero.
Te embeberías
De cianuro
Pensando que es
Vino del bueno.
Y quien supones
Es tu salvador
Seguro sea
Quien del mundo te apartó,
Solo un secuestrador
Privándote del color,
Acaso púrpura…
La manipulación
Es otra alteración
De la percepción,
Falibles son
Los que buscan
Respuestas
Sin hacer preguntas,
Y optan entre
A o B en las encuestas,
Sin mirar holisticamente
La puesta en escena.
No florece
La voluntad en la esclavitud
Ni la libertad
Es fruto de la ineptitud.
Y lo que no declaran
Dice mucho mas
Que lo que dicen.
Busca la opción C
Encuentra el violeta
Fíjate lo que omitieron
Ahí yace la respuesta
Que no te anunciaron.
De este modo se derrota
A los cerrajeros mentales
Así los especuladores
Se quedan
Sin espectadores para engañar.
Así exentas serán
Las víctimas fatales
De estafadores sentimentales.
Ellos no esperan
Que abras la puerta
Ni te tiñas marmórea
Ni cambies la historia
Que tanto repitieron.
Aprender a pensar
Es empezar a dudar
Incursionar en cuestionar;
Es un ducto directo
Hacia la liberad.
Y no brota
En la complaciente ignorancia.
No te vistas de negro
Habiendo tanta extravagancia…
Hazle una encuesta
A un falaz encuestador
Solo así fallece su libreto.
Solo así
El guion se desintegró.
Y aunque no fuera
Gran cosa
Siempre supe
Que mi piel no era
Caucásica ni blanca
Siempre fui tono racimosa.
Acaso púrpura virtuosa.
Por tejer tan puntillosa
Encontré la falla
En la pantomima mentirosa.
Y asi en mi puerto
Ninguna farsa encalla.
Tu silencio mordaz
Dice más que lo que dices,
Confiesas tantas cosas
Sobretodo cuando callas.
Y que pálidas
Quedan sus caras
Cuando descubres
Que no hay máscara
Es así el rostro
Del legítimo monstruo.
Y ya no hay
Cadena que te ate
A una sujeción consensuada.
Es el pimpollo de la sapiencia
Por fin germinado.
Su florescencia siempre púrpura.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS