La verdad me tienes atrapado con tu mirada, con tu belleza, con tu presencia, no puedo evitar admirarte, no puedo hablarte pensando en un destierro de los mil años de la Tierra.

La verdad es que me da miedo dirigir un sonido de mi voz, sabes quién soy yo, no logro evitar un contacto visual, me deslumbra tu sola esencia, tu cabello hecho como las fibras del más fino material de esta galaxia.

Tu rostro pareciera ser el de un ángel que me habla sin voz que solo podría ser la ilusión de ver la divinidad en ti.

No sé si llamarlo ilusión, sueño o hibernación, pero quiero saber de ti, quiero oír tu voz en mi ser

0