Recuerdos,
quedan nada mas
de nuestro amor apasionado,
y ahora me has abandonado
porque has encontrado un nuevo amor.

Excusa,
pobre me has dado
te has entregado por dinero
y nada más,
traicionado el juramento
que hicimos en el altar
ante Dios por la eternidad

Una daga atravesada
está en mi corazón,
herida mortal.

Que tarde comprendí,
que ya no me amabas
y que otro te daba
lo que necesitabas
y a mi faltaba,
me pagaste con traición.

No me queda otra opción
que seguir viviendo
y buscando ese amor,
que es amor de verdad,
amor sin interés y de fidelidad.

Ahora sé,
que mi corazón tengo que cuidar
porque hay amores mortales
que solo traen sufrimiento,
dolor, penas y angustia,
para mi vida,
vida mortal.

Autor: Edwin Escobar

0