Principio y fin

Hemos cambiado ya de año,
acabamos de comenzarlo,
menudas ganas teníamos,
y aunque no es para tanto,
creo que tiene cierto encanto
con lo que está pasando,
menos fiestones locos,
igual algo más de control,
ya veremos los contagios,
y emociones encontradas,
dos mil veinte dando sombra,
y dos mil veintiuno esperanza.
Todo parece indicar,
que aún tendremos que esperar
unos cuantos meses más,
para volver a lo de antes,
a como siempre hemos vivido,
a no tener horarios,
a darnos besos y abrazos.
De momento hay algo de ilusión,
porque más allá de esto,
están los problemas de siempre.
Los efectos de esta crisis
sobrevivirán al virus,
resaca de nochevieja,
y tendremos que estar ahí,
para procurar resolverlos,
y salir lo mejor posible.
A ver si no nos llevamos
ningún hostión de la hostia
en una temporada larga.

+1

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas