Primum non nocere
Juraste no dañar
Y los vestigios de carne
Que que dejaste
Ya no alcanzan para vestirme.
Herirme en cada luna nueva menstrual,
Ya es usual en tu recuerdo de anamnesis
Archivar epigrafos que por un salario
De avaricia a legra fueron epitafios.
Levy, tu apellido significa vida
Y fuiste en contra de este
Y de tu función vital
Portando para matar
Ese ambo espectral.
Primum non nocere
Juraste no dañar
Y dejaste a tu paciente
Muriendo en incomodas cuotas
Por un femicidio
Quirurgico a medias.
¿Por que te llamo asesino
Si aun puedo escribir?
Porque quien carga
De balas un arma
Está consciente del peligro
Que porta,
Y quien apunta la pistola
Y dispara a la frente
De otro a sabiendas
De que nadie con vida
Aquello lo soporta,
Es un asesino.
Sin importar que la bala
Rebote o la vida
Al disparado no robe,
Nada te quita
La homicida tentativa,
Traducida en legras
Fue tu arma asesina.
Primum non nocere
Juraste no dañar
Y me torturaste con sondas
Castigando mi bondad.
Despellejaste basto
Y aspiraste todo,
Excepto el futuro
Séptico resto fetal.
Un aborto incompleto
A manos de un profesional,
Lo hiciste a sabiendas
De que ninguna otra chica
En el mundo a eso sobreviviría
Tu espanto sorpresivo
Al ver que respiraba
Confirmó lo delictivo.
El plan no resultó
El milagro por meses
Se desangró
Mientras enviabas
A verdes secuaces
A negar lo que pasó.
Porque no solo te empeñaste
En efectivamente asesinarme
También te aseguraste
Que imposible fuera salvarme.
Primum non nocere
Firmaste en tu doctorado
Y sonaba de fondo
Amores que matan
Nunca mueren
En tu quirofano desanesteciado.
Me halagabas
Diciendo que era perfecto
El órgano que por complotado
Luego romperías,
Era perfecto antes de que
Lo destruyeras.
Las equivocaciones
Apenan
Pero las planificaciones
Aterran.
Te la pasas divulgando
Que más de cinco días
Las chicas con mi Dx
No vivirían,
Y a mi me dejaste
Sesenta soles
Proliferando infecciones.
Haciendo todo lo que decías
Creyendo que eso me salvaría
Mientras cometías su opuesto.
Fui como una vaca
Yendo al matadero
Mientras le hacen creer
Que podrá pastorear
Bajo el Sol de algún Enero
Prometiendole a tu cadáver
Un bello futuro.
Espero que te haya valido
La humanidad que vendiste
Pues se ha decantado
En cada gota que me sacaste.
Primum non nocere
Puro perjurio lo que juraste
Cuando a una inocente asesinaste.
Soy la prueba aun viviente
De que todo por lo que luchas
Es una sanguinolienta mentira.
Y posterior
La convulsión de toda tortura
Tu sistema sanitario corrupto procura
No dejar rastros de las tongas
Abrirme como un sapo sin mesura
A sabiendas de que no hay arreglo
Ni costura que devuelva
La carne para que me envuelva.
Aun no eres mi funeral,
Pero un día lo serás
El día que el cuerpo se apague
Que el tiempo de sobre-vida se termine
La noche que el tumor uterino gane,
Cuando tu trabajo esté completo.
Por colaborar con un femicida
Me acortaste la hermosa estadía
Y me privaste de mi idílico destino.
El juicio final será penal
No civil pues el dinero
No remunera nada
Cuando lo que debes son valores.
Remataste a quien
Ya estaba vencida,
Por eso tu esencia
Para siempre abusada y corrompida.
A ti te quedan muchos años
Mas a mi me queda la eternidad
Para esperarte
Y hacer que sus espurio espíritus
Mastiquen sus propios males.
El velorio
Es tan solo el comienzo
Del martirio de sus lienzos.
Hediondo serán sus cielos
Como lo que hicieron en el suelo.
Lo que no les pese ahora,
Los aplastará después.
Lo que viene luego, interminable ruego
Cuando sus vísceras sean un desastre
Como el que causaste y causaron.
Cuando sus pesadillas
Los alcancen,
Cuando abran mi jaula.
Estarán en una celda sin llave
En la que todo
Lo que les aterra entra
Y serán ustedes los que nunca salen.
No habrá daño que no los punce,
Ni injusticia que no se les cobre
El doble, el triple
Sobre el fango de sus nombres.
La linfa roja
En la redada desperdiciada
A su morada jamas vuelve.
Pero la que queda hervida,
Invencible se convierte.
Volveré insurrecta
Y de sus cinistas almas haré colecta.
Así como rota
Dejaron la vital copa
Serán sus almas
Que entre los muertos flotan.
Repetidas sus más odiadas secuencias
Por agónicas e infinitas eternidades.
Que nunca se acabe su insufrible tormento,
Lo que me hicieron les será devuelto
Y multiplicado el escarmiento.
Todo lo bueno que les ocurra
Serán efímeros regalos de olvido,
Y todo lo malo que te pasará será merecido.
No es una amenaza, es una promesa,
Y yo sí soy de palabra,
Y siempre cumplo con lo que digo,
Por la eternidad Damian Levy te maldigo.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0