Precaución

Precaución

Ahora lo entiendo todo
porque tú allá tan distante
y yo aquí adherido a mi planeta lejano
ahora sé porque la guerra se encoje de hombros
cuando nos mira de frente
y huyen los injustos presurosamente
dándonos la espalda a torso desnudo,
con sus brazos en alto
con sus manos despavoridas
huyendo a sus trincheras
descarriladamente
con los pantalones manchados
de un marrón acartonado e inconcluso
ahora sé porque la vida nos golpea la puerta
y el corazón despierta de su antiguo letargo
cada vez que algo se mueve en el mundo
como si la mano del genial Creador
agitara una bolilla con sus dedos
ahora sé porque las noticias
llegan como lanzas al alma
como lanzas con puntas de fuego enardecidas
sobre las chozas nuestras
sobre nuestra tribu
donde habita nuestro espíritu implacable
desconocen del terror de los terrores
la sigilosa mano que atraviesa las paredes
los ojos que cruzan por los puentes de otros ojos
el inmortal corazón que se despierta
en medio de la jungla, desde dentro de un pantano.
Ahora sé porque algunos nos temen
y otros ni se inmutan
los primeros saben de la huella enorme
corrieron con sus lámparas
cuando la vieron entre la niebla
y escucharon su temblor
han visto a la luz que prende y desaparece
sin saber donde o cuando entre la bruma
y los segundos se alistan
en fila contra el muro, prepotentes
para que la pluma que gatilla
encienda sus metrallas
y las palabras les den en el corazón profundo
y lentamente su veneno avance
y así muera por su luz la arrogancia
ellos todavía no se han tragado ningún pájaro
pero les llegará el momento
donde el callejón se afine
y como una presa sean atrapados,
el ego se pondrá pálido
como si viera la muerte
y su sangre helada dejará de fluir
por sus denigrantes venas
intentará huir por las escaleras
se colará como un intruso
en algún apartamento
y cuando vea que no puede escapar
se lanzará contra un vidrio
y caerá a la corriente que lo enterrará bajo mar.
Ahora sé porque tú en tu sitio
y yo en el mío,
dos estrellas no se pueden chocar,
imagínate, si el mundo fuera testigo
de uno de los besos nuestros
del alma que se funde con el alma
de dos corazones que estallan de repente.
Te aseguro que todo acabaría en un instante
nada soporta tanto amor.
Es una bomba que arrasa sin dejar rastros.
Ahora lo notas
lo precavido que fue Dios al separarnos
imagínate, si un sólo beso es el peligro
ya pareciera ver a todos aturdidos y gritando
¡las llamas! ¡Arden las llamas! ¡Que alguien las detenga!

Jairo Sebastián Zanetti

0

Related Articles

Responses

  1. Andaba yo navegando por los reinos del amor y bue, me lo encontré a Platón, si si, el mismo y me dijo, che Jairo porque no te escribís algo de amor, no sé algo, un verso como la gente algo, y bue, viste, donde manda Platón no manda el poeta, y bue, viste, fui, vine, vine y fui, hasta que me acordé que tenía que escribir algo, y por eso bueno viste como son estas cosas. Vos me entenderás. Jjjajaja. Gracias por tu lectura. Algo safa.

    0
  2. “Las palabras les den en el corazón profundo
    y lentamente su veneno avance
    y así muera el alma de quien las alcance”
    Vaya, vaya, parece que alguien anda severamente loco de amor.
    Me encantaron demasiadovlos versos finales.
    🙂

    0
Ir a la barra de herramientas