Porcellan

La fragilidad de lo bello a punto de quebrarse.
Una rosa negra, ya podrida, manteniendo su belleza, sabiendo que la mínima ráfaga de aire la desnudará.
La delicadeza de la porcelana rellena de lágrimas, locas por salir, luchando entre ellas.
Una muñeca sin vida, sintiéndose muerta, cuánto más muerta, más hermosa.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas