Poema:!Señor Esquirol!

Jhon Jairo Salinas.
“Los dolores que quedan son las libertades que nos faltan” (epígrafe)

Señores «sindicalistas»: los jóvenes estudiantes no sacrificaron sus vidas, para besar la bota del sátrapa genocida.

Señores «sindicalistas»: los jóvenes mientras más «hacen el amor, más ganas tienen de hacer la revolución».
…Ellos seguirán asaltando las nubes… Brillando para siempre en Sol de eterna revolución.
Señores «sindicalistas»: no se oculten detrás de miradas traidoras.

¡Son piedras contra balas!
¡Son cuerpos contra tanquetas!

Gases lacrimógenos secaron sus lágrimas de tiernos ojos…

Ellos salieron en la mañana con la bendición de sus madres…
¡No regresaron en la noche!¡Aún no regresan!…

¡Ellas fueron ultrajadas y violadas!… Ustedes ahora callan con su pérfida esquirolada.

En un parpadeo
perdieron sus ojos…
Verdes, marrón, negros y azules de esperanza
Eran ojos de luz primaveral.

Señores esquiroles:
los estudiantes colombianos
«Son jardín de nuestra alegría
Son aves que no se asustan
De animal ni policía».

Ustedes «sindicalistas» esquiroles; se asustan ahora con el animal y la policía.

Señores «sindicalistas»
su pelea fue en la trinchera
de la burguesía perfumada… Los jóvenes pelean ahora en la barricada contra la tiranía.

Señores «sindicalistas»,
los jóvenes luchan con sus lágrimas, que hierven en el crisol de la justa rebeldía.

En sus pechos agitados batallando,
con ímpetu fiero
de amor y de alegría.

Pugnando sus luchas
en alma fundida…
Y, así las calles
seguirán estremecidas,
sintiendo en sus entrañas
la lucha removida…

Los jóvenes… En furor colérico su resistencia
no queda suspendida.

Con sus pechos heridos,
enfrentan el plomo
de odio fundido.

¡Señores «sindicalistas»!:
El crimen está allí,
cubierto en la tinta
de periódicos»,
en la pantalla del televisor,
en las ondas hertzianas
de las radios,
en las banderas olímpicas
de la impunidad.

Related Articles

Responses