E inventamos el lenguaje de las piedras
como niños que se aman y se tocan.
Ni dijimos mucho,
quizás no lo suficiente.

Y mi infancia se graduó con tu maestría,
y tú infancia sonrió con mi alma seria,
pues sentados cómo niños en las sombras,
preferimos decir todo con las piedras.