Piedad

Ten piedad del caminante
que cruza las fronteras sin destino
ten piedad de aquella dama
que desesperada busca un camino
para aliviar el hambre , de su pequeño niño.

Piedad para los hombres
que trabajan sin descanso
por sueldos miserables
que llenan de espanto.

Piedad para los niños
que no merecen la guerra
solo un jardín de flores
lleno de juguetes y estrellas.

Piedad para todo ser viviente
que mora esta tierra,
piedad para la vida,
¡repulsión a la guerra!

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas