Pequeñas heridas del alma

La loca, la mala, la vana,
así es aquella pequeña…
la niña que clama, que finge, que ama,
porque es, quizá no, tal vez fue
la dama, de negro, la llama
que quema por dentro, inflama.
Estrella del cielo que baja
sobre ti, sobre mi, en agua.

No desea, no miente, solo ve,
a través del fuego, del alba
en el sol, en el mar, ella es
la tierna que mira mas allá.
Busca quién la ame, pero ya
no hay luz, ni amor, ni nada.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas