Te contaré un cuento, que no lleva ni un solo lamento:

El protagonista es un gran corazón con una enorme pasión y una emoción desmesurada de cuando le dejan desolado.

No lo sueltes, ni lo tientes a dejarte ya que él sabe que eres arte, de pies a cabeza, una reliquia de infinita valía.

Empezaba a hesitar con cada suspirar, sin embargo tú le enseñaste a dejar de sollispar

Sus emociones comenzaban a espetar aquellos delicados pensamientos, pero jamás lograrían transformar sus sentimientos.

.

0