Pensé que podía

Pensé que podía algún día,
un día de estos en que camino fingiendo hidalguía
olvidar con cada día del calendario,
que cuento para ver mi adagio
pero lo único que encuentro en el camino
es tu presencia a cada instante
aún te amo adam hermoso,
varón de alma libre y fogoso
me pusiste a bailar desnudando mi alma con retozo
me enseñaste que a no negarme como a esposo
nunca supe cuándo dejé de decir no a tus formas de amarme.
Nunca antes amé tanto
la distancia dio confianza
de abrir mi corazón apacible
tu voz, tu canto y tenaz encanto logró mi excitación
sencillez de alma junto a viril presencia
amo tu cuerpo de terciopelo velludo, tus ojitos, traviesos y coquetos
tu mirada que embelesa mi alma
nada puedes esconder de mis ojos que amas.
Sentí tu amor solo para mí
descubrí que puedes estar sobre mí
por el lazo invisible de amarnos
mi alma siente porque te amo
tu sientes mis besos porque me amas
lo sé pues el silencio viste mis noches, tus madrugadas, o nuestros trasnoches
es la lejanía del alma la que separa nuestras vidas
sé que entiendes mi adam hermoso,
con el alma ensangrentada de tí me alejo
pues sin respeto no hay honra
en mi alma hay dolor por eso
te amo y solo quisiera saber de eso
pero pisar lo sagrado deshonra
la mentira y el esconder en la sombra
no cambiara mi amor por tí ahora
no preguntes pues también siento agonía
de obligarme a no quererte, amarte y sentir celos hasta dolerme el día
te amaré todos mis días, tu eres yo, también confieso
te pedí que me despidieras de tu vida un día,
pues sabía que si era yo quien lo decía
de ausencia me vestiría
¡te amo mi amor!, ¡mi amor te amo!, puedo gritarlo al viento sin reparo
pues en tu concepto creerás que ya te he olvidado
me hace libre no vivir engaño….
me engaño sin tí para librarme del engaño malo; quién en su sano juicio lo diría?!
volveré a escribir y a reventar las redes, ocupando mi tiempo libre esperaré el trueno
pues ya ví el relámpago refulgir.
Eres mi adonis tu cuerpo anhelo, al que amo mas que a tí y dice que me quiere, lo extraño
pasará mi amor, te sucede ya a tí, a mí me está costando un poco
tu expertisse supera mi noviciado, yo jamás te habría engañado
eres hombre de alma libre que reconozco
con el que pensar en reposo es un poco loco
pero te creí, y eso mengua mi dolor; pero no mi amor este será eterno.

Related Articles

Responses