luz que gime bajo
las vertebras inmunizadas de
nuestro sosiego,
de hacernos palpables pero crueles,
de morir,
de vivir,
de sufrir la eternidad del tiempo;
Reír cansados de nuestras tristezas y de alargar los vasos fríos
de nuestros abismo.

0