Un nuevo día,
es llenarse de luz
y alegría.
es como salir
de la oscuridad,
a la claridad
es cubrirse de aromas
radiantes de frescura
que maravillosamente
alegran el interior
del alma y el cuerpo
resplandeciendo de felicidad.

El recordar ,
buenos recuerdos,
siempre alegran ,
la mirada,
y cubren ,
de felicidad,
el corazón.
como la música
celestial clásica.

La felicidad es como
un dulce sueño
envuelve la mirada.
de paz y tranquilidad.
como un viento muy,
pero muy lejano,
traspasa un mar,
y un océano.
bien lejano
como el cielo,
y se profundiza
en el fondo
del corazón,
como una luz celestial
que viene de muy lejos
de otra vida anterior
a la muerte
y que resucita
después de miles,
y miles de años
como un aroma
de nardos y
rosas matizadas.

0