Me hago responsable de todos los daños que nos causamos de las cosas que ya no haremos, de los hijos que no tendremos, de la casa que no construiremos, de los viajes que no haremos, de las veces que no reiremos, de las noches que no haremos el amor, de la comida que no compartiremos, de el tiempo que no pasemos juntos, de los mensajes que no nos enviaremos, de los celos que no tendremos, de los recuerdos que ya no estarán.
Me dolió en el alma verte con alguien más, y preferí ser un ciego.
Me costo la vida tramar que nunca nos conocimos cuando te miraba de cerca.
Moría cada que mencionaban tu nombre y decidí cortarme las alas y lanzarme al vacío así quizá en la caída podría perder el conocimiento y esto de vivir sin ti sería más fácil.
Tuve que curarme escribiéndote sin que me leyeras, cantándote sin que me escucharas y amándote sin que lo supieras.
Estoy consciente de que me encontré estando perdido, y salí a buscarte sin maletas ni plan.
Fume cada rincón de tus besos marcados en mi piel y queme tus letras hasta dejar lleno mi cenicero.
Pero no puedo simplemente verte a los ojos y obligar mi subconsciente a no querer amarte, porque me perdí queriendo encontrar el amor y terminé perdidamente enamorado.

0